jueves, 30 de julio de 2009

TRES CAJITAS








Tres cajitas repletas de tesoros tengo guardadas en el baúl de los recuerdos.








Bueno, una de ellas la estoy llenando aún, siempre hay algo que meter. Desde siempre he tenido la costumbre de no tirar nada de lo que me traian los nenes del cole, en el dia de los padres de las madres, en Navidades y dias señalados en general. Pequeños tesoros que por nada del mundo me desharia de ellos, seguro que todas las madres que lean esto me comprenden y también tendrán su sitio particular lleno de diversos objetos y dibujos.








Tarjetas navideñas, cartas de los Reyes Magos, una nota par el Ratoncito Perez porque al mediano se le cayó un diente en el cole y lo perdió y claro la preocupación de no tener nada debajo de la almohada por la mañana no lo dejaba vivir y le escribió una nota informativa jajajajaj, los primeros rallajos de cada uno, las primeras casitas, soles, perros y gatos que escribian, las primeras palabras, todo, vamos que no tiraba nada.








Esta mañana la nena ha llegado a casa de la escuela de verano con una preciosa avispita ó abeja, no sé exactamente decir que es, jajajajaja según como la mire, con sus antenas y todo y me acordé de las cajitas, las he abierto y aquí os dejo algunos de sus tesoros.








Tenemos hasta uno de los cascabeles de RUDOLH el reno de PAPA NOEL!!!!!!!! ( cascabel que en su dia formó parte de un sonajero mio de plata) y que para ella es algo mágico.




Es increible el cariño que se le llega a tomar a esas cosas por todos los sentimientos que encierran sus recuerdos. Sus primeras botitas, la ropita con la que los vestí a la salida del hospital y unas baberolas que me las bordó mi madre, esas las tengo enmarcadas puestas en la habitación de la peque.




Soy muy emotiva para conservar todas estas cosas, algún dia se perderan en los tiempos pero ahora pongo aquí una muestra para que permanezca. Aunque parezca una exageración, yo veo en cada una de ellas parte de la personalidad de cada uno de los tres.

sábado, 25 de julio de 2009

VIVIMOS TODOS LOS DIAS DE NUESTRA VIDA?





  • Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar. Como los hombres en la tierra: los grandes se comen a los pequeños.

    William Shakespeare


  • Hay que vivir como se piensa, si no se acaba por pensar como se ha vivido.

    Paul Charles Bourget


  • El hombre que más ha vivido no es aquel que más años ha cumplido, sino aquel que más ha experimentado la vida.

    Jean Jacques Rousseau


  • Vivir no consiste en respirar sino en obrar.

    Mao Tse-Tung


  • Lástima que cuando uno empieza a aprender el oficio de vivir ya hay que morir.

    Ernesto Sábato


  • Vivid no de acuerdo con los ideales recibidos, sino con vuestras aspiraciones, con vuestra intuición más vehemente.

    Antonio Gala


  • Amar y sufrir es, a la larga, la única forma de vivir con plenitud y dignidad.

    Gregorio Marañon


  • A vivir se aprende toda la vida, y toda la vida se ha de aprender a morir.

    Lucio Anneo Séneca


  • ¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

    Confucio


  • Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".

    Friedrich Nietzsche


  • Tanta prisa tenemos por hacer, escribir y dejar oír nuestra voz en el silencio de la eternidad, que olvidamos lo único realmente importante: vivir.

    Robert Louis Stevenson


  • El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

    Ernest Hemingway


  • Quien sólo vive para sí, está muerto para los demás.

    Publio Siro


  • ¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?

    Helen Adams Kelle


domingo, 12 de julio de 2009

BAJO LA LUNA Y LAS ESTRELLAS




Que decir de los cines de verano que no se haya dicho ya! Esta imagen que he encontrado es muy parecida a como era el de mi pueblo, por eso la he querido poner.



Al entrar nos inundaba un delicioso aroma a Don Diegos y jazmines, sembrados alrededor de todo el patio de butacas igualitas que las de la foto!, el albero amarillo recién regado para la ocasión y el pequeño bar dónde comprábamos los refrescos y pipas. Tenia una inmensa pared toda encalada dónde se proyectaba la película, rollos y rollos interminables que iban arrojando escenas sobre ella con el ruido tan caracteríctico de las antiguas máquinas de proyección, más de una vez los colocaron al revés y vimos antes el final y después el principio!!!



La sala de máquinas al final y debajo de esta las sillas más cotizadas, no por su valor en si si no por el lugar que ocupaban, "la fila de atrás" jajajajajajaj.



La vida en verano giraba entorno a la piscina y el cine. Por la mañana mirábamos la cartelera aunque daba igual lo que nos pusieran, nos lo íbamos a tragar de cualquier manera! la cosa era ir, lo mismo daban una españolada de ALFREDO LANDA que una de BRUCE LEE (las odiaba pero daba lo mismo).



Llegaba la hora y todos a la fila para hacer cola y sacar las entradas, el portero controlando si podíamos entrar o no dependiendo de la película que fuera y la edad, como era del pueblo no lo podias engañar!



Toda mi adolescencia y parte de juventud me la pasé los veranos mirando esa pantalla, que me trasladaba a sitios inimaginables, a vivir aventuras sin igual. Vi películas preciosas, estrenos recientes, de vaqueros, policíacas,cine español y a veces hasta bueno, películas míticas etc.



No recuerdo ni el dia ni la última que vi, quizás lo tenga guardado en el área del cerebro que dicen se guardan las cosas que no queremos recordar por la tristeza que nos dan. Nos pasamos ese último verano entre la esperanza y la pena de que fuera el final de todas esas inolvidables noches veraniegas bajo la luna y las estrellas. Ya los vídeos caseros habian comenzado a hacer de las suyas y los cines cerraban uno tras otro y los de verano más. No nos libramos y al final "cayó el telón por última vez". Ahora es una enorme casa con jardín piscina y cesped ya veis como ha cambiado, pero nada se pudo hacer.



Ese cine formó parte de mi vida, en ese cine pasé muy buenos momentos, tengo recuerdos muy bonitos.



Lloramos con West Side Story, Yanquis, Kramer contra Kramer, la Bamba. Reimos con Aterriza como puedas, todas las de Bud Spencer, las españoladas. Nos agarrábamos "a lo más cercano" con Carrie, El Exorcista, La Profecia, La Semilla del Diablo, Kujo y hasta aplaudíamos cuando el bueno le ganaba siempre al malo, así de sencillo e inocente!.



Suplicábamos para que nos dejaran ir a la segunda fución porque era la mejor forma de asegurarnos llegar un poco más tarde a casa de lo habitual, cómo cambian los tiempos!.



Ah!!! y el NODO que no podía faltar!. Imágenes míticas que pertenecen a nuestra historia . Los NODOS que vimos fueron los de la última etapa de esta serie, pero no por ello dejaban de tener un sabor rancio, aunque uno se hizo destacar de entre todos por la cantidad de veces que lo vimos un verano. Lo he buscado por todas partes y no hay manera de encontrarlo. Sonaba la típica música y salía el título: "EL PORRÓN CATALÁN" jajajajajaj ya lo decíamos a voces todos al comenzar! jajajajaj. Historia de este típico utensilio, las diferentes formas que adoptaba y su uso. INOLVIDABLE!!!!!!!




  1. E.T.

  2. La Chaqueta metálica

  3. Cazafantasmas

  4. Poltergeist

  5. La Historia Interminable

  6. Tiburón

  7. La Guerra de las Galaxias

  8. Encuentros en la tercera fase

  9. Alien

  10. Superman

  11. La Escopeta Nacional

  12. Rocky

  13. Grease

  14. El Expreso de Medianoche

  15. Mad Max salvajes en la autopista

  16. Ghandy

  17. El coloso en llamas

  18. Cria cuervos

  19. Campeón

  20. Platoon






domingo, 5 de julio de 2009

MIS PRIMEROS VERANOS















Añadir imagen










Vivíamos en un piso, abajo mis tios y primos y vaya si hacía calor!, puedo dar fé de ello. Eran veranos muy calurosos, y nos quejamos ahora, dónde nunca se oyó hablar de olas de calor ni cambio climático, simplemente hacía calor y se aceptaba como lo más natural del verano, y sin aire acondicionado!!!!. Los termómetros, estoy segura que más de un dia superaron los 40º.










Las tapias de mi casa colindaban con un patio de esos que había antes enlos pueblos,un gran terreno y tenian una piscina, que nunca vimos pero que no pasaba un sólo diaen que no oyéramos a los vecinos bañándose, el sonido del agua ponia en marcha nuestra imaginación y porqué no?, también nuestra envidia!!.










Hasta que un año, mi padre, que estaba siempre al loro de todo lo nuevo que salía al mercado, nos compró una piscina desmontable, antepasada de esas tan sofisticadas que hay ahora. Eso fué algo magnífico. Lo peor: el salpiqueteo y cuando había que cambiar el agua, porque al ser una erraza, rebosaba al patio de mis tios, ellos siempre tan tiquismiquis, pero que no se quejaban cuando eran los suyos los que subían a darse el remojón.








Así pasábamos los veranos y por la tarde siesta!!!! obligatoria, con el ventilador al lado!. Mi padre después de comer se echaba un rato antes de volver a su trabajo y mi madre daba la orden de acostarnos y vaya si nos acostábamos! a la fuerza jajajaj. Pero siempre encontraba la manera de escaparme y con mi prima, que vivía abajo nos poníamos a jugar a lo que sea con tal de no dormir era divertidísimo y siempre nos daba la risa, esa que da siempre que no te debes reir y terminaba nuestro juego cuando sedespertaban todos.






Por la oche, después de cenar,ya tarde, nos tedíamos en unas hamacas de madera y mirábamos las estrellas, contábamos cosas de miedo, de ovnis sobre todo, que estaban muy de moda por entonces, oíamos la radio y nos hacíamos nuestras primeras confidencias sobre el primer chico que nos empezaba a gustar etc...



Por aquí eso es tomar el fresco, nosotras, mi prima y yo, lo hacíamos en la terraza, a otros vecinos les gustaba tomarlo en la calle, sentados a las puertas de sus casas, entonces era cuando venía la segunda parte; ya acostada, mientras me quedab dormida, me gustaba oirlos hablar de sus cosas, historias antiguas, lo bien o mal que vendría ese año la cosecha,o el tiempo que haría ese invierno.






Así transcurrieron los veranos de mi infancia, los de la adolescencia incluian además de los largos paseos hasta la piscina de mi pueblo, el cine de verano a cuya sgunda función implorábamos que nos dejaran ir para así poder llegar un poco más tarde a casa. Pero esa es ya tra hisoria, para otro post.




Olores típicos de mis veranos: el de los Don Diegos o Don Pedros que había en el cine, las brevas que comprábamos en una casa que tenía una inmensa higuera y los vendian en la puerta, los pepinos, las sandias, la dama de noche, la crema NIVEA y los setos que rodeaban la piscina de mi puebloy que aún hoy cuando los veo, no me resisto a la tentación de tocarlos y aspirar su olor, que me transporta a dias de calor, agua, cloro, cesped, amigas, bocadillos, todo acompañado de una gran nostalgia.







jueves, 2 de julio de 2009

CADENA DE SORISAS



La señorita Elisa aquel día había propuesto un nuevo reto a sus alumnos: la alegría, y lo había hecho en plan desafío de récord. Les había nombrado "recaudadores" de alegría, para ver qué se les ocurría con tal de provocar la alegría de los que les rodeaban. Y aunque todos hicieron cosas realmente encantadoras, aquella vez Carla Simpatías dejó a todos con la boca abierta.Algunos días después del encargo de la señorita Elisa, Carla apareció cargando un gran saco.
- Aquí traigo toda la alegría que he recaudado en estos días -dijo sonriente.
Todos estaban expectantes, pero la niña no quiso mostrar el contenido del saco. En vez de eso, sacó una pequeña caja, tomó una cámara de fotos instantánea, y le entregó la caja a la maestra.
- Ábrala, señorita Elisa.
La profesora abrió la caja despacio y miró en su interior, y una gran sonrisa se dibujó en su rostro; en ese momento, Carla le hizo una fotografía. Luego le entregó la foto y un papel.La maestra leyó el papel en silencio, y cuando terminó, señaló con gesto de sorpresa el gran saco.
- Así que eso es...- ¡Sí! -interrumpió la niña, deshaciendo el nudo que cerraba el saco- ¡un gran montón de sonrisas!
Y del saco cayeron cientos de fotos, todas ellas de variadas y bellas sonrisas.El resto de la clase lo dedicaron a explicar cómo a Carla se le había ocurrido iniciar una cadena para alegrar un poquito a las personas: en la caja sólo había una foto con una gran sonrisa, y todos, al abrirla, sentían la alegría que transmitía y respondían a su vez con una sonrisa, casi sin querer. Carla les sacaba una foto con su propia sonrisa, y les entregaba un papelito donde les pedía que hicieran lo mismo con otras personas, y le enviaran una copia de las fotografías a la dirección de su casa.Y durante aquellos días y meses, el buzón de Carla no dejó de llenarse de las fotos de las sonrisas de tanta gente agradecida, ayudando a todos a comprender que el simple hecho de sonreir ya es un regalo para todo el mundo.


Este cento me lo encontré y quise compartirlo con todos, espero qu a su dueño no le importe, se lo dedico a mi gran amiga ISIUS a ver si soy capaz de sacarle una sonrisa, espero que la guarde en el saco y me la mande, y a todos en general, a ver si somos capaces de llenar el saco entre todos.