domingo, 9 de agosto de 2009

OTRA VEZ


Otra vez ha pasado, de nuevo el luto ha oscurecido este deporte tan seguido por tantos.
Yo como madre de dos chicos que lo practican desde su mas corta infancia siempre estuve obsesionada con los chequeos médicos, las asistencias sanitarias en los encuentros y los medios con los que se cuentan en un campo de futbol si se produce algún incidente.
De peques bastaba con un simple reconocimiento médico y que tuvieran las vacunas propias de la edad, bastaba porque era poco el esfuerzo que hacian pero conforme iba creciendo poco más les haciAn, alguna vez les tomaban la tensión.
Los certificados médicos se hacen muchas veces a la ligera, sin explorar en profundidad, luego las asistencias sanitarias son muy precarias a la hora de asistir a un jugador en un campo de futbol de 4ª ó 5ª división, una ambulancia y poco más. Creo que desde abajo, desde que son pequeños debemos cuidar más de todos estos chicos, no dejarlos sobreesforzarse sin saber, sin controlar sus cuerpos más allá de un simple fonendo.
Hacer controles más exhaustivos no quita de que pasen casos como este que nos ocupa hoy pero prevenir es lo más importante.
Que no suceda nunca más, que esten muy vigilados y controlados, que no fuercen la maquinaria más allá de lo que cada uno pueda. Ya sabemos que hay muertes súbitas impredicibles pero precisaente por eso hay que poner unos topes y CONTROLAR TODO LO REFERENTE AL CORAZÓN, con todos los medios posibles.
Es mi obsesión, me duele mucho ver que pasan cosas así y que quizás se podrian evitar con una asistencia sanitaria más eficaz desde los primeros pasos en este deporte.

No hay comentarios: