viernes, 25 de septiembre de 2009

ESOS TIEMPOS


Al ver la entrada de ADARA hoy, me he tomado la libertad de enlazarla con esta nueva mia.
Mis padres, mis tios, pertenecen a esa generación de pos guerra, esa generación marcada por la guerra y el hambre en general.
Mis abuelos tuvieron que exiliarse a una tierra desconocida, dejar sus casas con todas sus pertenencias. Después al regreso apenas encontraron nada de lo dejado, otros se habian encargado de recogerlo. Poco a poco volvieron a sus trabajos y a recomponer la vida. Llegaron los cupones de racionamiento, el estraperlo, el salir al campo a bucar algo para comer. La frase favorita de mi madre cuando yo era peque y no queria probar bocado: "tenia que venir otra vez el año del hambre !!!". Las enfermedades causadas por la desnutrición, el paludismo, las tifoideas, el raquitismo.
Así fueron creciendo, iban al rio a lavar casi todos los dias, tenian un vestido para los domingos y otro para los demás dias, tendian la ropa sobre las matas de tomillo y lavanda. Para beber estaban los cántaros de barro que llenaban en las fuentes públicas que había en el pueblo, a dónde acudian a diario y se formaban largas colas vigiladas por el guardia de turno, el cual no se privaba de dar de vez en cuando un porrazo si era preciso para restablecer el orden público e imponer su autoridad.
Cuando llegó la luz lo celebraron con toda la ilusión del mundo, al principio fué una sóla bombilla puesta en mitad del pasillo de la casa y que nunca apagaban, luego ya la extendieron a las demás estancias. El agua llegó muy tarde, por los años 70, tras la construcción del pantanoy consistia en un único grifo detrás de las puertas de las casas. El teléfono y el coche tardaron mucho tambien. Había un par de ellos en "telégrafos" para todo el pueblo y los coches eran cosa de "gente rica".
La EGB y la ESO eran cosas futuristas, en aquella época se estilaba más la escuela tradicional, una casa a dónde mandaban a las chicas y chicos para aprender a leer y escribir. Después se apuntaban a bordar, coser, y en el lugar de los chicos a aprender algún oficio o al campo, según las posibilidades de cada familia.
Tuvieron tantas carencias que lo poco que conseguian lo valoraban de manera especialy ahí es dónde entra el capítulo dedicado a LA RADIO. Este aparato era el único enlace con el mundo exterior, el puente entre la vida cotidiana y la vida de la ciudad. Ocupaba un lugar privilegiado en las casas, se sentaban alrededor por las noches a oir las noticias, las radionovelas, los relatos de misterio.
Esta que aquí os pongo es la que mi abuelo compró en su dia, y no se le ocurrió otra cosa que en vez de hacer un seguro para la casa, hacérselo a la radio!!!!. Increible en estos dias pero con esto quiero poner de manifiesto la importancia que se le daba en aquellos tiempos. Hace poco revisando papeles en el baúl de los recuerdos salió este documento y me hizo tanta gracia que lo fotografié para mostrarlo cuando saliese la ocasión, por eso al ver la entrada de ADARA pensé que habia llegado el momento.
Ratifico todas y cada una de sus palabras, son gente trabajadora, luchadoras, defensoras de sus derechos, que nunca se rindieron a la adversidad y que han ido viendo como aquello que inventaron o descubrieron ha ido evolucionando y haciendo un mundo más cómodo, pero no más feliz!!!!!!!
No tenian mucho pero eran felices con poco, paseando por la calle arriba, abajo, riendo por cualquier cosa y haciendo de cada momento una fiesta. Supieron sustituir carencias por otras cosas y si no se las inventaban. Eran otros tiempos pero la juventud que tuvieron fué muy feliz, se divertian de manera diferente, no sabian de botellones ni discotecas pero quien puede decir que no supieron aprovechar sus mejores años? VA MI HOMENAJE A TODAS ESAS GENTES QUE NOS HAN LLEVADO HASTA DONDE ESTAMOS CON SU SACRIFICIO Y BUENA VOLUNTAD.

No hay comentarios: