martes, 27 de abril de 2010

Cuando el cielo está gris


Acuérdate cuando lo viste profundamente azul.
Cuando sientas frío: Piensa en un sol radiante que ya te ha calentado.
Cuando sufras una derrota: Acuérdate de tus triunfos y de tus logros.
Cuando necesites amor: Revive tus experiencias de afecto y ternura.
Acuérdate de lo que has vivido y de lo que has dado con alegría.
Recuerda los regalos que te han hecho, los besos que te han dado, los paisajes que has disfrutado y las risas que de ti han emanado.
Si esto has tenido lo podrás volver a tener y lo que has logrado, lo podrás volver a ganar.
Alégrate por lo bueno que tienes y por lo de los demás; desecha los recuerdos tristes y dolorosos, no te lastimes más.
Piensa en lo bueno, en lo amable, en lo bello y en la verdad.
Recorre tu vida y detente en donde haya bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez.
Visualiza aquel atardecer que te emocionó.
Revive esa caricia espontánea que se te dio.
Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido, piensa y vive el bien.
Allá en tu mente están guardadas todas las imágenes. Y solo tú decides cuáles has de volver a mirar...
(Anónimo).
Lo encontré y os lo dejo, leedlo detenidamente y vereis cuanta verdad hay.

martes, 6 de abril de 2010

CARGANDO PILAS

La paella
Tomando el sol!!!!!

Leonor esta te la dedico.


Cogiendo espárragos



Mar de flores




Menudos estornudos despues, jajajaj





A pesar de las alergias no he podido resistisme a este campo lleno de sol, vida, olor a margaritas, dónde todo vuelve a resurgir, a renovarse, después de tan largo invierno. Hemos pasado dos intensos dias en este rincón del mundo alejados de todo, recargando las pilas, envolviéndonos con todos esos aromas, sobre todo el de las margaritas. De pequeña me encantaba salir por las afueras del pueblo en estos dias con mi madre, mi tia, dábamos paseos, con la cestita de la merienda y mi pasión era recoger estas florecillas tan sencillas y a la vez tan perfectas representantes de la primavera. Llegaba con mi ramillete y lo ponía en un vaso lleno de agua, me encantaba su olor, es uno de los olores de mi infancia. Y este año me he hartado de olerlo jajajaaj, el campo está precioso.
En mi pueblo tenemos la costumbre de ir el Domingo de Resurreción y el Lunes de Pascuas al campo, nosotros cumplimos un año más con la tradición.