viernes, 9 de diciembre de 2011

10 DE DICIEMBRE

Hace ya un poco más de hora y media que es 10 de Diciembre. Una fecha para mi especial, mi cumpleaños. No es que me haga especial ilusión ya, porque los años pasan y las arrugas se acentuan pero es hermoso poder ir acumulando fechas y recuerdos, momentos vividos, esperiencias...
Este año pienso estrujar este dia segundo a segundo y ya me he permitido darme un regalo yo misma, para que esperar.
Acabo de pasar un ratito muy, muy especial con mi hija. MI HIJA, como dos gotas de agua dicen...
Es muy miedosa, hasta en eso nos parecemos, yo de peque sentia tambien esa angustia al llegar la noche, por eso nunca se lo reprocho, sé lo que es eso y trato por todos los medios de hacérselo pasar lo mejor posible, me acuesto con ella hasta que se duerme, hablamos y hablamos hasta que el sueño nos vence, si, a las dos casi siempre y en esas charlas hay cuentos, hadas, muñecas, le cuento a qué jugaba yo de chica, le hablo de mi infancia, le explico cosas que ella a veces no entiende, otras veces es ella la que se lia a contarme lo que hace en el cole, cosas típicas de su edad, los conflictos de la hora del recreo.
Esta noche me he tranportado con ella a las noches más mágicas para mi de mis años primeros, a las Navidades de antes, a como lo celebrábamos en familia, le he contado cosas de mis abuelos, de los juguetes que me traian, de los libros que nunca faltaron entre esos regalos.
De como una noche de Reyes "los oí" y me hice un rollito entre las sábanas para no verlos, del ruido de paquetes y bolsas.
De mi Nancy que me dejaron ese año, de la ilusión que me hizo otro año cuando me dejaron un costurero que aún conservo,de la mágia en general que viví y que en estas fechas quiero y deseo con todas mis fuerzas que ella también sepa vivir y disfrutar.
De lo que deseaba tener una hija y de lo feliz que me sentí con cada uno de ellos cuando nacieron y de cuando le vi a ella la carita la primera vez.
Me he emborrachado con el olor de su pelo en la almohada(esa misma que debajo guarda una bolsita con un diente, el quinto que se le cae), ese mismo olor que traía ya el primer dia que la cogí.
Este ha sido mi primer regalo, el mejor, no necesito ninguno más.
Ahora el cielo está naranja, desciende una inmensa capa de niebla y empieza a envolverlo todo, me asomo al patio y está todo iluminado de ese color, es maravilloso, no hace mucho frio, creo que la noche se está aliando conmigo para darme un segundo regalo

GRACIAS

No hay comentarios: